Tel: 646 35 57 77 -
Haz click en:Copiar mailoAbrir mail
Mail copiado

El interior no vale nada sin una buena fachada

El interior no vale nada sin una buena fachada

La fachada es, en pocas palabras, el envoltorio de un edificio. Es lo primero que se percibe cuando nos acercamos a una obra arquitectónica o construcción civil, muchas veces incluso antes de interiorizar los volúmenes y tamaños que tenemos frente a nosotros. La textura, su ligereza o pesadez, los colores, su diseño… es igual o más importante que reformar un piso en Oviedo solo por dentro.

La fachada es un elemento fundamental en la integración de los edificios en el tejido de una ciudad. El diálogo con el entorno se hace gracias a la fachada, ya sea por contraste o por semejanza con los edificios próximos. Denostada por ciertos arquitectos, que prefieren centrarse solo en la distribución de interiores, la realidad es que la fachada es la primera impresión que se recibe y por tanto tiene una gran importancia en la experiencia del usuario con la casa o edificio, además de la que tiene reformar un piso en Oviedo o el interior de una casa.

La fachada, como decimos en Reformas Integrales Ferteja, también es la piel del edificio. Por ella transpira, y por ella también se comunican los habitantes del edificio con el exterior. En esa condición de primera piel, la fachada debe ser capaz de mantener la inercia térmica del interior sin generar elevados gastos de energía, además de ser impermeable.

En nuestra empresa conocemos la enorme importancia de la fachada en la composición de una construcción, motivo por el que estamos de sobra preparados para su restauración o rehabilitación.

haz clic para copiar mailmail copiado